La historia del niño que se hizo rico vendiendo canicas en Internet

Harli Jordean tiene sólo diez años y es un gran empresario. Encontró en el mundo web una plataforma para un negocio que se ha convertido, para sorpresa de muchos, en un verdadero imperio.



Los anchos caminos de la Web no dejan de entregar historias curiosas y, en su amplio espectro, insospechadas oportunidades. Uno de estos casos es el de Harli Jordean, un niño británico que con apenas seis años comenzó a montar un imperio vendiendo canicas (lo que aquí llamamos "bolitas") a través de su página web, marbleking.co.uk. Hoy, a sus diez años, es uno de los magnátes más jóvenes del mundo. ¿Lo habría logrado sin Internet?

Harli comenzó a forjar su empresa en el patio de su escuela londinense, vendiendo canicas de vidrio a sus compañeros de clase. Al tiempo, quiso hacerse de más mercadería y pidió a colaboración a Tina, su madre.Navegaron la Web y poco encontraron: fue así que Harli decidió crear su propio site, un canal de venta de canicas que se ofrecen en un amplio catálogo de colores y motivos.

Según diversos reportes, la empresa del joven muchacho factura miles de libras al año, con pedidos que llegan desde diversos puntos del mundo. Incluso, cuentan que el pequeño hace las veces de jefe de su madre y hermanos, quienes trabajan como ''empleados'' de la compañía.

En declaraciones a The Daily, Harli admitió que desea pasar del mundo digital a las calles reales, instalando su propia tienda física, una gran juguetería en donde, por supuesto, no faltarán las canicas. Si el proyecto se transformase en realidad, Harli Jordean deberá estar siempre agradecido a la magia de Internet, un espacio capaz de convertir a una canica de vidrio en una bola de oro.

Fuente: La Capital

Publicar un comentario

0 Comentarios