El presidente de Facebook quiere ser el próximo Donald Trump

martes, 17 de enero de 2017

Enviar
print this page


Mark Zuckerberg quiere ser el nuevo presidente de Estados Unidos. O, al menos, eso es lo que afirma la web de información tecnológica Tech 2, debido a una serie de movimientos sospechosos del presidente de Facebook. Desde hace unos meses, uno de los hombres más ricos del planeta está llevando a cabo varias medidas que parecen encaminadas a allanar su camino a la Casa blanca.

Donald Trump podría tener ya un sucesor nada más empezar su candidatura. Y es que hay varios indicios de que Mark Zuckerberg se presentará a la presidencia del gobierno de los Estados Unidos en el próximo año 2020 o, como muy tarde, en 2024. De este modo, podría convertirse en un nuevo “Caso Trump”. Es decir, el de un empresario con cierta popularidad que llega a ser presidente del país más poderoso (o hasta hace poco más poderoso) del mundo sin haber tenido una carrera política previa.

La primera pista la encontramos en una serie de propuestas enviadas a la Comisión de Mercados y Valores de Estados Unidos. En ella, se establece una serie de condiciones por las que Mark Zuckerberg perdería el control de la compañía. Por ejemplo, si Zuckerberg decidiera retirarse de su posición como CEO de Facebook su control sobre la empresa se reduciría drásticamente.

En teoría, parece un movimiento para limitar el poder del fundador de la mayor red social del mundo. No obstante, es muy probable que haya gato encerrado en una de las excepciones. Y es que esta pérdida de poder no se produciría en caso de que se uniese al servicio público de su gobierno. Es decir, que Zuckerberg podría convertirse en presidente de los EEUU sin perder un ápice de su influencia. No iba a soltar Facebook así como así, ¿verdad?

El asunto de la religión

Aunque criado como judío, Mark Zuckerberg ha tenido sus más y sus menos con el asunto de la religión. Durante los últimos años se ha considerado a sí mismo como ateo (y como mucho judío), hasta que, el pasado 25 de diciembre, colgó un post en su red social, en el que decía que se encontraba celebrando la Navidad y Hanukkah. Extrañado, uno de los usuarios de Facebook le preguntó si había cambiado de opinión con respecto a la religión. No tardó en afirmar que volvía a abrazar al fe. ¿Y por qué tiene importancia este súbito cambio de rumbo?

Aquí en España parece un tema mucho más privado, pero en Estados Unidos (un país donde la religión tiene un peso mucho mayor) es un asunto capital: para ser presidente es condición indispensable ser religioso. Los ateos no tienen cabida en las altas esferas del Gobierno, al menos no los que lo reconocen de forma pública.

El propósito de Mark Zuckerberg de 2017

El 3 de enero Mark Zuckerberg nos sorprendía con su habitual lista de propósitos de año nuevo. Echémosle un vistazo al post.

Todos los años, Mark Zuckerberg se plantea un reto personal y lo comparte con todos sus seguidores. En 2016 fue construir un sistema inteligente para su propia casa utilizando solo los recursos que Facebook le proveía. Reto conseguido. El reto de 2017 tiene mucho menos de inocente. Un gesto de precampaña en toda regla: Mark quiere conocer a personas de todos y cada uno de los Estados que conforman el país, entre ellos profesores y científicos para dar “voz” a las gentes de EEUU . ¿Sospechoso? Blanco y en botella. Según sus propias palabras, conocer a una persona de cada uno de los estados le ayudaría en sus campañas solidarias y en el desarrollo de Facebook… También en el asalto a la Casa Blanca, si finalmente se postula como candidato.

¿Crees que Mark Zuckerberg acabará convirtiéndose en el nuevo Donald Trump? Dos hombres hechos a sí mismos, empresarios, ambiciosos y que han llegado a lo más alto. ¿Casualidad?

FUENTEtuexperto
Comparte:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tus dudas o recomendaciones por aquí.

Addthis

 
Design by Herdiansyah Hamzah | Published by Borneo Templates | Powered by Blogger.com. Traducido al español por Blogarizate
© Copyright 2011-2013 Blogarizate Todos los derechos reservados.